Las Pymes españolas tienen potencial para ahorrar una cuarta parte de la energía que utilizan

0
11

Las pequeñas y medianas empresas españolas tienen potencial para ahorrar el 23,6% de la energía que consumen si implementan medidas de eficiencia, lo que equivaldría a un ahorro económico de más de 436 millones de euros, que permitirían crear 16.327 puestos de trabajo en las pymes. Esta es una de las principales conclusiones de la 9ª edición del Índice de Eficiencia Energética en las Pymes, que presentó recientemente la Fundación Gas Natural Fenosa.

“La energía que aún podrían ahorrar las pymes de la Comunitat Valenciana, según el estudio, asciende a más de 3.778 GWh y comportaría que se dejaran de emitir 1,06 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, las mismas que realizan al año 287.352 de turismos”, ha detallado el director general de la Fundación Gas Natural Fenosa, Martí Solà.

El estudio, elaborado a través de entrevistas a 2.000 pymes en toda España, constata el esfuerzo que, durante los últimos años, han realizado las empresas en materia de eficiencia energética y apunta en qué dirección deben trabajar para reducir su gasto energético. Del citado potencial de ahorro del 23,6%, 8,6 puntos porcentuales corresponden a iluminación, mientras que el resto, 15 puntos porcentuales, está relacionado con otros consumos energéticos de las pymes.

El Índice de Eficiencia Energética (IEE) mide el desempeño global de las pymes en la Comunitat Valenciana en ahorro energético y alcanza en la presente edición los 6 puntos sobre 10, cifra muy similar a los 5,9 puntos registrados en la edición anterior, de 2015. “En la primera edición del estudio, en 2005, la puntuación era de 3, por lo que se constata una clara tendencia de mejora a lo largo de los últimos años”, ha explicado Martí Solà.

Por sectores de actividad y tamaño

La mayor eficiencia energética en esta edición del estudio se registra en la hostelería (restaurantes, cafeterías y hoteles), con un 6,5 sobre 10 de puntuación. En el lado contrario, el sector con mayor potencial de ahorro es el de los servicios profesionales, que aún puede ahorrar el 26,7% de su factura energética con medidas de eficiencia. El comercio también tiene un gran potencial de ahorro, con el 23,4% de su factura energética. La industria, con una puntuación de 5,8 sobre 10, solo tiene actualmente un 11,4% de potencial de ahorro energético.

El porcentaje de empresas de la Comunitat Valenciana que dice haber realizado alguna optimización de su tarifa o ajuste de la potencia en el último año (40%) es superior al de la media nacional (36,2%) y también ligeramente superior a la cifra alcanzada en la Comunitat en la edición anterior (37,7%). La proporción de empresas que no realiza ningún tipo de control para identificar excesos de consumo es con un 49,1% mucho menor que el de la media nacional (65,4%). Igualmente, la proporción de empresas de la Comunitat Valenciana que no ha contratado ninguna auditoría energética en los últimos años es con un 91,9% ligeramente inferior al de la media nacional (93,8%). Por sector de actividad la industria es la que en mayor medida se preocupa por la gestión de su consumo.

En cuanto a la proporción de empresas que ha intentado participar en algún programa o subvención de eficiencia energética es muy reducida (3,2%) y está por debajo de la media nacional (4,2%). Por el contrario, destaca el gran descenso de los que dicen no conocer dichos programas: en 2015 este grupo se situaba en un 35,7%, frente al 10,2% de la edición actual del estudio.

Puntos fuertes y débiles

Los hábitos de eficiencia energética que aparecen más extendidos es el mayor control para identificar consumos con un 51%. En el lado contrario, los hábitos poco eficientes más extendidos entre las pymes de la Comunitat Valenciana son el hecho de que más del 80% ponen la calefacción en invierno a temperaturas superiores a los 21º y en verano a menos de 24º, por lo que el margen de mejora en relación a la temperatura de confort es todavía muy grande en verano e invierno. Tan sólo el 58% realiza el arranque secuencial de sus equipos y monitores.

En comparación con la edición de 2015 la tecnología led se ha convertido en predominante, pasando de un 41,9% a un 59,6%. El sector que más ha implantado esta tecnología es la hostelería entre las que alcanza un 88%.