Los españoles valoran negativamente el servicio de electricidad

0
13

Con un 19% de los hogares españoles que se declaran estar poco o nada satisfechos con el servicio eléctrico, el Panel de Hogares de la CNMC, correspondientes al cuarto trimestre de 2017, vuelve a situar al servicio del suministro eléctrico como el peor valorado, seguido por la banda ancha fija, donde casi el 57% de las reclamaciones se debe a la calidad del servicio.

La CNMC ha vuelto a hacer públicos los datos de esta encuesta multisectorial y de periodicidad semestral, que tiene como protagonistas a los hogares e individuos. Su finalidad no es otra que recopilar la información de forma directa de los ciudadanos a través de encuestas y análisis de las facturas de los servicios relativos a telecomunicaciones, audiovisuales, energía, postal y transporte, entre otros. La encuesta se realizó sobre un plantel de 4.811 hogares y 8.974 individuos, cuyas opiniones permiten a la CNMC conocer mejor el punto de vista de los consumidores.

En base a la misma, se detecta que los servicios de telecomunicaciones móviles son los mejor valorados por los usuarios, ya que el porcentaje de insatisfacción se queda en un 10% (9% para la telefonía móvil y 11% para Internet móvil). También se sitúa en la parte baja de esos porcentajes el gas natural, igualando el 12% de valoraciones anteriores.

Los encuestados confiesan, al igual que en otras ediciones del Panel, que el motivo principal de insatisfacción de los hogares se debe al elevado precio que alcanzan los servicios. Y en esa apreciación coinciden el 93% de los hogares insatisfechos con el servicio eléctrico y algo más del 86% de los hogares descontentos con el servicio de gas.

En relación a los servicios de telecos (excepto en telefonía fija), el segundo motivo de queja es la falta de calidad del servicio, destacando el porcentaje de hogares con banda ancha fija descontentos por esta falta de calidad que es del 53%.

Pero en líneas generales, y aplicable a todos los servicios, ya sean de telecos o energéticos, en el último año se detecta un incremento en la percepción de falta de calidad en el servicio.