El autoconsumo llega a una granja porcina gracias a Berdin

0
61

Berdin Grupo ha suministrado el equipamiento de una instalación fotovoltaica destinada a abastecer de energía renovable una explotación porcina de reciente construcción. La granja, que no contaba con ningún tipo de instalación eléctrica, se encuentra aislada de núcleos urbanos y con escasas posibilidades de abastecerse de la red.

Partiendo también de que la iluminación y la climatización se convierten en los mayores consumidores de energía, la apuesta por el autoconsumo fotovoltaico era una opción lógica para los propietarios de esta granja, que con esta opción tiene una menor dependencia de la red eléctrica convencional y puede ser autosuficiente.

En ese contexto, la empresa de energía renovable y eficiencia EndeF se ha enfrentado al reto de conseguir que todos los consumos de una granja que cría 10.000 cerdos sean 100% renovables, algo que ha solucionado con una instalación eléctrica trifásica aislada, cuyos paneles solares han sido suministrado por Berdin.

Al no existir una instalación conectada a red, la opción era una instalación aislada con baterías y acoplamiento en alterna, con la que se consigue reducir sensiblemente las pérdidas, ya que en los periodos diurnos los consumos son alimentados directamente por los inversores sin necesidad de usar las baterías, siempre y cuando exista una irradiación adecuada y los consumos no excedan la potencia instalada en cubierta. En caso de que los paneles generen más potencia, el sobrante se destina a la acumulación en las baterías.

Los recursos utilizados son, básicamente, los diferentes equipos que se necesitan para la instalación como, paneles FV, inversores, reguladores/cargadores/inversores, baterías, equipos de regulación y control y lo más importante, recursos humanos para el diseño del proyecto y la ejecución de la instalación.

Ahorros cercanos a los 77.100 kWh

Los ahorros anuales energéticos que se consiguen con esta instalación fotovoltaica llegan a los 77.100 kWh, además de un reducción sustancial de 10.262 euros en el coste anual de electricidad y otros 13.100 euros anuales en gasoil.
Apostar por una instalación de estas características conlleva a un consumo mucho más responsable y sostenible.

Además, este tipo de instalaciones se convierten en la respuesta más óptima para resolverlos problemas de estas explotaciones al otorgarles capacidad para decidir y controlar su producción y sus consumos, generando productores consecuentes que apuestan por las energías renovables.