Los hogares españoles cuentan en su gran mayoría con los contadores inteligentes

0
15

El número de hogares españoles que contaba con contadores inteligentes -equipos con capacidad de telemedida y telegestión– integrados en la red superó la cifra de los los 27 millones a finales de 2019, lo que representa un 99,4% del total de equipos sustituidos, según se recoge en uno de los últimos informe de la CNMC que, centrado en el proceso de sustitución de contadores, se ocupa del estado actual de sustitución y/o integración de los equipos de medida de Tipo 5 (con potencia contratada hasta 15 kW) y de Tipo 4 (de potencia contratada entre 15 kW y 50 kW).

Proceso de sustitución de los contadores

Debido a las dificultades técnicas que entraña el proceso de sustitución de contadores, la renovación se realizó gradualmente, conforme a lo establecido en la normativa que fijó para las compañías diferentes fechas y fases en el protocolo. Así, se estableció que un 35% del total del parque de contadores de hasta 15 kW de potencia contratada debían estar sustituidos para el 31 de diciembre de 2014. Posteriormente, entre el 1 de enero de 2015 y el 31 de diciembre de 2016, debía sustituirse un 35% adicional, y el 30% restante entre el 1 de enero de 2017 y el 31 de diciembre de 2018.

Ante las dificultades detectadas,se decidió modificar la normativa en 2017, ampliando los plazos y dando un margen adicional a las empresas distribuidoras para que pudieran mantener hasta un máximo del 2% del total del parque de contadores sin sustituir, siempre que fuera debido a causas no imputables a la compañía. Este hecho debía ser debidamente justificado y aprobado por la CNMC.

Los resultados han sido que, con fecha del 31 de diciembre de 2019, el seguimiento del plan de sustitución de contadores por provincias estaba al 98% de su ejecución en todo el territorio nacional.

Los argumentos esgrimidos para que exista un pequeño porcentaje que no ha realizado la sustitución implican accesos imposibilitados (cuando el técnico no puede acceder a la ubicación del equipo de medida), la negativa del cliente o las deficiencias en la instalación o instalaciones peligrosas. Con todo, tanto las distribuidoras de más de 100.000 clientes como para las de menos, las causas de la no sustitución son, sobre todo, la imposibilidad de acceder a los contadores para efectuar los cambios.

Para incentivar la conclusión del plan, la CNMC propone una serie de medidas adicionales, como la facturación adicional para aquellos consumidores que hubieran imposibilitado el acceso para la sustitución del equipo de medida. Este recargo en la facturación sería provisional y se devolvería al cliente una vez se haya sustituido el equipo. Además se recuerda que la normativa establece que los distribuidores tienen la obligación de poner a disposición de los comercializadores la curva de consumo horario que sirve de base para la facturación de la energía en el mercado de cada consumidor.

Destacar que la CNMC tiene la competencia de supervisar en qué medida se factura a los clientes con los nuevos sistemas de telemedida. Así, los consumidores con contadores con telegestión y telemedida pueden acceder a su curva de consumo horario a través de la página web de su distribuidor.