Schréder ofrece soluciones de alumbrado exterior a Valencia

0
12

Con la finalidad de disminuir los costes energéticos del alumbrado público y de aumentar la seguridad y confort de esas instalaciones, el Ayuntamiento de Valencia ha procedido a la sustitución de las luminarias existentes –obsoletas y más contaminantes- por otras soluciones más eficientes, contando con Schréder como aliado.

Valencia, que mantenía una fuerte contaminación lumínica y una elevada factura eléctrica anual, necesitaba renovar la totalidad de la red de alumbrado público para atajar esos problemas, de ahí que, conjuntamente con Schréder, realizaron diferentes estudios bajo criterios de ahorro energético, medioambientales y sociales. Las soluciones aportadas por la empresa fueron Image LED y las farolas tipo Breña LED, que han contribuido a que la instalación obtenga una calificación energética “A”, y un alto Índice de Reproducción Cromática (IRC) del 80%, lo que implica una alta capacidad de reproducir los colores fielmente.

Actuaciones en dos fases

Las actuaciones se dividieron en dos fases. La primera de ellas, que finalizó en junio de 2018, consistió en la intervención de 31.691 luminarias, obsoletas y de bajo rendimiento lumínico, con unos elevados costes energéticos y niveles de luz inadecuados, por soluciones mucho más eficientes, que integran tecnologías innovadoras para alcanzar mayor ahorro de energía. En la segunda de las fases, acometida en 2019, se intervinieron sobre más de 10.000 puntos de luz adicionales.

Schréder suministro en la primera de las fases alrededor de 7.500 luminarias LED y otras 12.000 unidades en la segunda, de las que 6.000 fueron luminarias modelo Image LED y las otras 6.000 Retrofit Breña LED. Ambos modelos fueron instalados en el casco histórico de la ciudad y en las pedanías de Valencia, así como en zonas rurales, contribuyendo a conseguir mayor sostenibilidad y un aumento del bienestar de la ciudadanía, reduciendo la luz intrusiva.

Según datos aportados por el Ayuntamiento de Valencia, las nuevas instalaciones, una vez concluidas ambas fases, han permitido reducir el consumo de energía eléctrica en, aproximadamente, unos 25.725 MWh al año y dejar de emitir 13.403 toneladas de CO2 a la atmósfera. Unas cifras que equivalen a un ahorro del 74% en el consumo inicial de la instalación intervenida y un 24% sobre el consumo total de todo el alumbrado de la ciudad.

La actuación está recogida dentro del marco del Programa de Alumbrado en la incorporación de tecnología y gestión innovadora, y forma parte del Plan Estratégico Valencia Ciudad Inteligente (Valencia Smart City), que incluye actuaciones emblemáticas de innovación, sociedad digital, clima-energía-movilidad, competitividad, empleo y cohesión social.