La Diputación de Málaga inicia en tres municipios un proyecto de ahorro energético con la instalación de placas solares en edificios públicos

0
12

La Diputación de Málaga ha adjudicado en 189.190,24 euros las obras para poner en marcha instalaciones solares fotovoltaicas en diversos edificios e infraestructuras públicas de tres municipios de la Serranía de Ronda: Benarrabá, Gaucín y Jimera de Líbar. Se trata de una iniciativa que forma parte de un proyecto europeo, cofinanciado por el FEDER, para favorecer el paso a una economía baja en carbono reduciendo el consumo energético y las emisiones de CO2 a la atmósfera y apostando por el uso de energías renovables.

El diputado de Fomento e Infraestructuras, Francisco Oblaré, destaca que se trata de un proyecto singular de lucha contra el cambio climático en el que han trabajado conjuntamente el servicio de Arquitectura y Urbanismo y el de Recursos Europeos.  Y añade que, por un lado, ayudará a los ayuntamientos a reducir su factura de la luz; y, por otro lado, permitirá a los municipios contar con instalaciones más eficientes que favorecen el ahorro y un alto grado de autoabastecimiento energético, en este caso aprovechando la energía solar, con el correspondiente beneficio ambiental y social por la disminución de emisiones contaminantes.

Oblaré explica que se han adjudicado nueve actuaciones en los tres municipios -cofinanciadas en un 80% por el FEDER y en un 20% por la Diputación- para la ejecución de instalaciones solares fotovoltaicas destinadas a la generación de energía eléctrica en régimen de autoconsumo. En cada localidad se instalarán tres plantas fotovoltaicas, que se ubicarán en superficies planas del terreno o sobre cubiertas, en función de la situación y características de las zonas donde se encuentren los edificios y las infraestructuras.

Ubicación de las plantas fotovoltaicas

Serán instalaciones de autoconsumo en la modalidad de suministro con excedentes, cuyo funcionamiento consiste en que los ayuntamientos utilizan la energía que se genera cuando lo necesiten, pudiendo comprarla de la red en los momentos en que no sea suficiente. A su vez, cuando no se consume la totalidad de la energía procedente de la instalación, puede inyectarse a la red, compensando económicamente la compañía eléctrica a los municipios.

En Benarrabá, se ejecutarán, por un lado, dos plantas fotovoltaicas, que se utilizarán para el bombeo de agua en la calle Areneros (en la carretera MA-8303) y en Arroyo Hondo. En ellas, los módulos fotovoltaicos, los conductores eléctricos y sus protecciones se colocarán sobre bases de hormigón. Igualmente, se instalarán paneles solares en la cubierta del colegio público situado en calle Sierra Bermeja.

En Gaucín, las instalaciones fotovoltaicas se colocarán en la cubierta del CEIP Guzmán el Bueno, en la cubierta del consultorio de salud situado en calle Jacobo Real y, sobre el terreno, en el diseminado El Peso, para bombeo de agua.

Y en Jimera de Líbar, las placas se usarán para el bombeo de agua en las afueras del municipio, cerca de la calle Martín Gil; para el hotel de gestión municipal ubicado en la calle Mártires de Igueriben y para la piscina municipal.

Otras actuaciones de eficiencia energética

Francisco Oblaré incide en que este proyecto es una muestra de la apuesta de la institución provincial por proyectos de energías renovables que contribuyen a mejorar el ahorro y la eficiencia energética en los pueblos.

En este sentido, recuerda que la Diputación de Málaga y la empresa pública Tragsa (Empresa de Transformación Agraria, SA) cofinanciaron una experiencia piloto en Yunquera que se puso en marcha el año pasado para el aprovechamiento de la biomasa forestal (astillas y desbroces de los montes) como fuente energética para la calefacción de diversos edificios municipales, como el propio Ayuntamiento, la guardería, la Casa de la Cultura, el colegio y el instituto de la localidad.

Así mismo, Oblaré resalta que en las próximas semanas se adjudicarán otros proyectos para la renovación de 7.000 farolas en 53 municipios, sustituyéndolas por luminarias con tecnología LED, lo que permitirá un ahorro anual de 620.000 euros en la factura de la luz de los pueblos.

Las actuaciones cuentan también con cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), a través del Programa Operativo de Crecimiento Sostenible 2014-2020, para favorecer el paso a una economía baja en carbono.