Consumidores y eléctricas se unen frente al nuevo recibo

0
7

Grandes eléctricas y asociaciones de consumidores van de la mano -y esto es inusual- en sus críticas al nuevo sistema para establecer el precio del recibo eléctrico propuesto por el Ministerio de Industria. Ambas partes advierten de que el mecanismo -que liga la factura al precio del mercado mayorista eléctrico y elimina las subastas de precios ex ante- vulnera la Ley General de Defensa de Consumidores y Usuarios al impedir que el consumidor conozca el precio del kilovatio hora durante su consumo.

Facua tilda de “auténtica aberración” la propuesta por su “opacidad” en relación a los precios, mientras la Organización de Consumidores y Usuarios (Ocu) critica “la falta de transparencia” y alerta de las posibles subidas encubiertas del precio por parte de las propias eléctricas. Estas compañías alegan, por su parte, que el método propuesto “está alejado de la realidad” ya que el sistema no puede permitírselo tecnológicamente.

El nuevo modelo establece que el precio de la factura bimestral sea una media del registrado durante ese periodo en el mercado mayorista. Esta media puede ser tomada por la suma de precios diarios o por horas, en el caso de que se disponga de un contador inteligente o de telegestión. El plazo de alegaciones del sector a la propuesta finalizó ayer, y ahora se abre un nuevo periodo para que la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) valore la propuesta.

Las compañías consideran que también generará “confusión” y “alarma social” por la volatilidad de tarifas. En un solo bimestre el mercado registrará 1.464 precios diferentes, a razón de 24 distintos por 61 días diferentes. En este sentido, las empresas argumentan que vulnera la Ley del Sector Eléctrico, que establece el derecho del consumidor a “ser suministrado a unos precios claramente comparables, transparentes y no discriminatorios”.

Déficit disparado

El sector eléctrico acumuló en 2013 un déficit de 4.098 millones de euros originado por la insuficiencia de los ingresos para cubrir costes regulados como las primas a renovables y cogeneración o, entre otros, el coste de las redes distribución y transporte de electricidad. Esta cifra, que difiere en 500 millones de la previsión de Industria, es provisional a falta de las dos últimas liquidaciones del sistema.

Fuente: el mundo