Castilla-La Mancha apuesta por la movilidad sostenible y la eficiencia energética

0
31

Con un importe de 27,7 millones de euros, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha abierto el pasado lunes una línea de ayudas para las diputaciones y ayuntamientos encaminadas a fomentar la movilidad urbana sostenible y la eficiencia energética. Las subvenciones permitirán el desarrollo de infraestructura de puntos de recarga eléctricos; el ahorro y eficiencia energética en edificaciones de la administración local; y el fomento del uso de las energías renovables en infraestructuras y edificación pública.

El reparto de las ayudas se hará de forma equitativa entre las cinco provincias, de forma que, cada una de ellas recibirá 5,5 millones de euros, un coste que será sufragado al 80 por ciento por el Gobierno regional y el 20 por ciento restante por las diputaciones y corporaciones locales. La acción se enmarca en el Programa Operativo Feder Castilla-La Mancha 2014-2020 «con la finalidad de fomentar e impulsar la transición energética», como ha informado durante la presentación la consejera y portavoz, Blanca Fernández, quien también ha recordado que los ayuntamientos y las cinco diputaciones disponen de dos meses y diez días para realizar esta tramitación que se debe gestionar en las instituciones provinciales. El plazo para la presentación de los proyectos será de 12 meses, salvo en el caso de la línea para el fomento de energías renovables, que será de 20 meses.

Tipos de ayudas
Con un importe de 20 millones de euros, la primera línea de ayudas se refiere a la instalación de renovables en infraestructuras y edificios públicos, como placas solares, pequeños molinos eólicos y sistemas de calefacción de bajas emisiones, como son la biomasa o la aerotermia, entre otras.

La segunda línea, con 5 millones de euros, se encamina a fomentar la eficiencia energética en edificios e instalaciones, mediante mejoras en la envolvente de edificios o en la calificación energética tras la actuación llevada a cabo.

La última de las ayudas destina 2,5 millones a la movilidad urbana sostenible. Se ciñe a la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos dentro de la estrategia del Gobierno de Castilla-La Mancha de configurar una red regional.