Ivace Energía amplía al 26 de junio el plazo para acceder a las ayudas de autoconsumo eléctrico

0
31

Ivace Energía ha ampliado al próximo 26 de junio el plazo para solicitar las ayudas para la implantación de instalaciones del autoconsumo eléctrico, dirigidas a empresas y entidades de la Comunitat y cuyo presupuesto a asciende a 3 millones de euros (3-6-2020)

Esta ampliación respecto al plazo inicial responde a la voluntad del Ivace de atender la demanda de algunas empresas que, en la actual situación de estado de alarma, han manifestado que la fecha límite inicial de presentación de solicitudes, establecida para el 4 de junio, podía resultar insuficiente para recopilar toda la información necesaria para la formalizar adecuadamente las solicitudes

Estas ayudas, se enmarcan dentro del Plan AutoconsumE+, impulsado por el Ivace en 2017 y pueden acceder aquellos proyectos que supongan la incorporación de sistemas de autoconsumo eléctrico basado en energías renovables, como la solar fotovoltaica o la eólica.

Se trata de una línea de ayudas reembolsables a interés 0% y a retornar en hasta 8 años en cuotas semestrales, con un importe del préstamo que podrá alcanzar los 300.000 euros.

Otro aspecto que cabe destacar es que Ivace Energía no solo apoya las inversiones propiamente dichas, sino que la financiación cubre, además, todos los costes de redacción de proyecto, seguridad y salud y costes de tramitación administrativa e inscripción de las instalaciones.

Un total de 95 proyectos respaldados desde 2017

Desde la puesta en marcha del Plan en 2017, Ivace Energía ha destinado un total de 5,36 millones de euros para respaldar un total de 95 proyectos de generación de energía eléctrica mediante instalaciones de autoconsumo con energías renovables.

Esta fórmula totalmente bonificada facilita afrontar las inversiones e ir cubriendo progresivamente las amortizaciones del crédito con los ahorros económicos que la propia instalación genera.

Hay que destacar, igualmente, que son apoyables las instalaciones de autoconsumo basadas en cualquier fuente energética renovable como la fotovoltaica, eólica o biomasa/biogás y que, asimismo, tienen cabida tanto las instalaciones sin almacenamiento como las que cuenten con sistemas de almacenamiento energético (baterías).