Las ayudas a la eficiencia energética en la industria son modificadas por el Ivace para apoyar a las pymes

0
25

Con el fin de beneficiar a las pequeñas empresas, la  unidad de Energía del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) informa de la modificación de ayudas a la eficiencia energética en la industria. De esta forma, respaldará hasta el 50% del coste de los proyectos de eficiencia que supongan la reducción de los consumos energéticos en los procesos industriales y cuya inversión supere los 10.000 euros.

La finalidad de estas ayudas, cuya convocatoria se inició en agosto de 2019, es reducir los consumos energéticos, las emisiones de CO2 y otras emisiones contaminantes, y lograr así, la mejora de la calidad del aire y el respeto al medio ambiente.

El programa, que cuenta con presupuesto de 30,1 millones de euros procedentes del Fondo Nacional de Eficiencia Energética, está dirigido a las  pequeñas, medianas y grandes empresas del sector industrial de la Comunitat valenciana, que tienen de plazo hasta el 31 de diciembre de 2020 para presentar sus solicitudes.

Dese 10.000 euros de inversión

Como publica el  DOGV del 5 de mayo, la inversión mínima para poder beneficiarse de estas ayudas se ha modificado reduciéndola a 10.000 euros, para poder así beneficiar también a pequeños proyectos de eficiencia energética.

Como destacan desde el Instituto valenciano, encargado de gestionar las ayudas, el uso eficiente de la energía adquiere una especial relevancia en el sector industrial, que concentra el 30% de toda la energía consumida en la Comunitat Valenciana, y donde la factura energética incide directamente en la competitividad de nuestras empresas. Por ello, con esta iniciativa, el Ivace respaldará iniciativas que contemplen inversiones en sustitución de equipos en instalaciones, así como sistemas auxiliares consumidores de energía, por otros que utilicen tecnologías de alta eficiencia energética.

Asimismo, también se apoyará la implantación de sistemas de gestión energética con subvenciones tanto para la implantación de elementos de nivel de medición de las variables de consumo de energía, como para la instalación de los elementos de regulación y control de los parámetros de proceso e implementación de los sistemas informáticos para el análisis, regulación y control, así como para el funcionamiento óptimo de las instalaciones industriales.