El gran negocio de las subastas eléctricas: en 21 se ganó dinero, sólo en cuatro se perdió

0
9

Los agentes internacionales, entidades financieras, traders y bancos de inversión, que han acudido a las ya famosas subastas eléctricas han salido ganando en 21 de las 25 que se han realizado en España desde que el PSOE las puso en marcha como mecanismo para fijar el precio de la luz. En cambio, los consumidores, según reconoce Industria, han perdido 1.100 millones de euros por el incremento en la factura generado por este especulador sistema.

Un especulador sistema, el cual Industria ha confirmado esta semana que va a suprimir, que ha dado mucho dinero a los Goldman Sachs y compañía. Su funcionamiento, explicado de una manera muy sencilla, es el siguiente: apostar a que el precio medio del trimestre de la electricidad fijado en el pool diario tendrá un determinado precio y, si luego es menor, embolsarse la diferencia. Si es mayor, entonces hay pérdidas para los inversores.

Pues bien, sólo en cuatro de todas las subastas celebradas en España desde 2009, y que suponían el 40% del precio final de la factura de la luz, los inversores que participaron en estas subastas perdieron dinero. En todas las demás consiguieron unos jugosos beneficios mientras el recibo subía.

Y cuando perdieron, tampoco perdieron mucho. La peor fue sin duda la última, la de diciembre, la que finalmente suspendió el gobierno porque elevaba la factura de la luz un 11%. La apuesta de los inversores fue que el precio del Megawatio/hora sería 47,58 euros y el precio del pool fue de 52,31 euros. Si no se hubiera suspendido, habrían perdido algo más de un 9% de lo invertido, unos 60 millones de euros.

Menos de un 4%

Pero en las otras tres ocasiones que han perdido dinero, en ninguna ha superado el 4%. Un 3,9% en la del tercer trimestre del 2013; un 2% en la del tercer trimestre del 2011; y un 1,15% en la del segundo trimestre de 2009. Eso es todo: 25 millones de euros.

En cambio, las ganancias han sido estratosféricas. La mayor ha sido en el primer trimestre de 2010. En esa subasta, el precio apostado por los inversores fue de 39,43 euros por Mw/h mientras que el precio real de la electricidad en el pool fue 25,45 euros. Por lo tanto, un 35,4% de beneficios, casi 70 millones de euros.

En la subasta siguiente, la del segundo trimestre de 2010, el beneficio fue del 13,7% para los inversores. Como la cantidad de energía adjudicada fue de 4.800 Mw, el dinero que se embolsaron los 27 inversores que participaron en esa subasta fue de casi 27 millones de euros.

El año pasado, pese a que en diciembre no fue positiva, también ganaron mucho dinero quienes acudieron a este mercado. En la subasta del segundo trimestre de ese año el precio del Mw/h fue de 45,41 euros. Como se adjudicaron, según el operador OMEL, un total de 2.500 Mw y el precio del pool fue de 34,16 euros, los 29 participantes en esa subasta se embolsaron 28 millones de euros. Y en la subasta del primer trimestre de 2009 las ganancias ascendieron a  54 millones de euros.

1.100 millones

Estas cifras contrastan con la cantidad de dinero que los consumidores han pagado de más en su factura por utilizar este sistema para fijar el precio del recibo. En concreto, y según los cálculos del Ministerio de Industria, los españoles hemos pagado de más 1.100 millones de euros en los cinco años que han estado vigentes las subastas eléctricas.

Esta es la razón por la que el ministro, José Manuel Soria, ha decidido eliminar este sistema y aprobar uno nuevo que, en su opinión, será más justo para el consumidor. Sin embargo, ya está recabando numerosas críticas de las asociaciones de consumidores y de las eléctricas por la dificultad que va a tener su aplicación.

Fuente: Ecoticias