Zaragoza apuesta por mejorar la iluminación en sus calles con tecnología LED

0
15

Con una inversión cercana a los 530.000 euros, el área de Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza está renovando parte de su alumbrado público con el fin de hacerlo más eficiente y sostenible.

Las nuevas luminarias LED conseguirán reducir más de un 60% el consumo eléctrico y las emisiones de CO2, permitiendo mejorar la iluminación de aceras y calzadas.

Hay farolas instaladas en algunas de estas zonas que se caracterizan por su altura -unos 12 metros- , encontrándose situadas en parterres o zonas verdes donde hay árboles también de gran tamaño. Este hecho provoca que muchos de estos equipos estén tapadas por las ramas de esos árboles y que la iluminación que proporcionan sea muy deficiente. A lo que se une el alumbrado escaso de las calles adyacentes.

Iluminación más segura y sostenible

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, acompañado por la consejera de Infraestructuras, Vivienda y Medio Ambiente, Patricia Cavero, ha destacado que esta inversión contribuirá a “dotar a todo el entorno de una iluminación adecuada, segura y sostenible que mejorará la accesibilidad de las calles, respetando”, subrayó “el arbolado existente’”, al optar por el retranqueo de las farolas y por rebajar las alturas para evitar la tala.

Una de las medidas a aplicar será el reducir a 10 metros la altura de las columnas más grandes. Sus luminarias estarán orientadas a la calzada y dispondrán de báculos salientes a 4 metros de altura que salvarán los árboles e iluminarán las aceras. Además en las calles adyacentes, se colocarán nuevas farolas donde no haya suficientes y se cambiarán las luminarias de las existentes. Para mejorar la seguridad y accesibilidad de las zonas peatonales habrá también farolas de 6, 5 y 4 metros de altura.

Este nuevo sistema será mucho más eficiente y contribuirá a mitigar el cambio climático. Permitirá alcanzar esas reducciones de alrededor del 60% en el consumo energético (81.282 kWh menos al año) y, de forma indirecta, rebajar la emisión anual de gases de efecto invernadero en 13.493 kg, lo que equivale a una cifra equivalente a la reducción anual de CO2 que consiguen 180 tilos.

Además permitirá regular el funcionamiento del alumbrado según las franjas horarias. De esta forma por la noche se podrá reducir el consumo energético cuando haya poca circulación y se podrá controlar el resplandor, reduciendo la luz intrusa o molesta en las viviendas adyacentes.

Las actuaciones se concretan en el desmontaje de 110 columnas, 136 luminarias de lámparas de descarga de vapor de sodio de alta presión y de 4,4 kilómetros de conductores. En su lugar se van a instalar 2,27 kilómetros de nueva canalización de alumbrado, 144 farolas y báculos de diferentes alturas y 292 nuevos puntos de luz con tecnología led. Los trabajos tienen un plazo de ejecución de seis meses y está previsto que finalicen en octubre.