ABB lanza la primera gama de analizadores de red completamente conectados

0
13

El líder tecnológico ABB lanza sus primeros analizadores de red equipados con Bluetooth, que garantizan una medición eléctrica precisa y monitorización energética de todos los activos de energía. El nuevo M4M permite la transformación digital de edificios aprovechándose de la escalabilidad de soluciones de gestión energética y de los activos.

Como respuesta a la búsqueda de los clientes de una mejora en la productividad y una reducción del consumo energético, ABB ha desarrollado una nueva gama M4M de analizadores de red completamente conectados para realizar un análisis completo de la calidad eléctrica y una monitorización energética precisa.

Diseñados teniendo en cuenta a los usuarios finales, los analizadores de red M4M recopilan información para el sistema de distribución energética y los conecta al exclusivo Sistema de control de distribución eléctrica de ABB Ability™, una plataforma basada en la nube que proporciona a los usuarios acceso inmediato a datos procesables sobre consumo energético y tendencias de generación eléctrica in situ.

Oliver Iltisberger, director general del área de negocio de Edificios inteligentes de ABB, indicó: “ABB se ha situado a la vanguardia del desarrollo de soluciones escalables y basadas en la nube que ofrecen a los clientes una dimensión completamente nueva en gestión energética y de los activos. Con sus características basadas en la nube y el acceso intuitivo a datos, el nuevo M4M ha mejorado y ampliado nuestras soluciones digitales de monitorización energética y se ha diseñado para mejorar el rendimiento y reducir el impacto sobre el medio ambiente”.

El nuevo M4M permite reducir el tiempo de instalación y puesta en marcha en un 40% gracias a la nueva interfaz gráfica, la nueva app de configuración remota EPiC y sus terminales desmontables.

Además, el analizador M4M proporciona información intuitiva para evaluar la eficiencia energética, desde parámetros eléctricos básicos a KPIs avanzados de la calidad eléctrica, mostrados en forma de onda o gráficos, permiten una resolución eficaz de problemas relacionados con la eficiencia y calidad eléctrica.

La nueva gama se encuentra disponible en dos familias diferentes: M4M 20 y M4M 30 ambas incluyendo pantalla táctil, múltiples protocolos de comunicación digital y sensores flexibles y abiertos (sensores Rogowski) para actualizar y digitalizar instalaciones existentes con el mínimo esfuerzo y ahorrando hasta un 70% de tiempo y coste de modernización.

Aplicaciones

Para edificios comerciales, la integración en el portfolio escalable de soluciones digitales de gestión energética y de los activos de ABB permite un uso eficiente y racional de la monitorización eléctrica y del consumo energético en tiempo real, con el fin de evitar cargos y penalizaciones de servicios públicos.

En edificios industriales, M4M facilita la monitorización y control de la red eléctrica para evitar costosas caídas de la alimentación, daños en los equipos e interrupción de operaciones críticas. Las alertas definidas por el usuario mejoran la capacidad de reacción ante eventos potenciales en el sistema eléctrico, mejorando las operaciones y acelerando el mantenimiento.

Además de ideales para su uso en centros de datos, los analizadores de red M4M permiten una monitorización robusta de la cadena eléctrica y de la calidad eléctrica, evitando daños en los equipos instalados, así como el disparo o sobrecarga, lo que puede dar lugar a costosos tiempos de inactividad.

Los analizadores de red M4M también pueden integrarse en ABB Ability™, la oferta digital unificada e intersectorial de la empresa que ofrece conectividad web, lo que permite a los operadores realizar distintas funciones, incluidas la monitorización remota y la configuración de activos de energía.

Innovaciones como esta están determinando el futuro del control y uso de la energía, permitiendo a los consumidores utilizar la conectividad en su beneficio. El acceso a potentes datos de gestión energética y de los activos implica que los usuarios pueden reducir su impacto en el entorno y mejorar el rendimiento, lo que tiene que representar un avance positivo para conformar un mundo más ecológico”, añadió Iltisberger.