El Ayuntamiento de Zaragoza prepara un plan de ahorro y transición energética 2020-2030

0
25

El Ayuntamiento de Zaragoza tendrá un Plan de Ahorro y Transición Energética 2021-2030 con actuaciones que conseguirán una mayor racionalización de la explotación, la reducción de costes en el consumo energético de los equipamientos y servicios municipales, y la disminución de la contaminación gracias a una mayor presencia de energías renovables y control en la gestión técnica del conjunto. «Se trata de una apuesta del municipio por estar a la cabeza en el cumplimiento de las directrices establecidas en los planes nacionales y europeos», ha aseverado el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano.

En concreto, desde Urbanismo se trabaja ya elaborar el plan que incluirá un diagnóstico de la situación actual de eficiencia energética de las instalaciones municipales, la implantación de medidas de gestión de consumo para controlar el gasto de todos los edificios consistoriales, el estudio de implantación de placas solares en las cubiertas de los edificios municipales y la asistencia técnica para la contratación bilateral de energía.

El control de consumos y eficiencia energética será una de las grandes líneas de actuación del plan propuesto por Serrano, quien además ha desgranado algunos datos del informe de balance del último año. En concreto, el consejero ha indicado que el Ayuntamiento de Zaragoza gestiona 795 contratos de energía para sus equipamientos municipales y alcanza los 2.159 si se unen los servicios públicos. El 2019 se consumieron un total de 159.989.586 kW. Se ha tenido un ahorro de consumo, respecto al año anterior, de 2.435.199 kW, lo que supone una reducción de emisiones de 947 toneladas de CO2. Se ha consumido un 1,5% menos que en 2018, lo que equivaldría a la plantación de 35.000 árboles en la ciudad.

En el Plan proyectado para 2021-2030 se avanzará en eficiencia energética, para lo que se prevé el máximo alcance en los equipamientos municipales en la implantación de medidas para el control de consumos que permita racionar el uso de la energía, con la puesta en marcha de la ISO 50.001 de sistemas de gestión de energía, en lo que el Ayuntamiento de Zaragoza es pionero. A todo esto se sumará el objetivo de renovar el 3% de la superficie edificada y climatizada del parque municipal. Además, se animará a la contratación pública de innovación verde y se implantarán medidas de mejora de eficiencia.

Por otro lado, en el capítulo de energías renovables, Serrano ha explicado que «se llevará a cabo un Estudio Municipal para la Producción de Energía Fotovoltaica sobre la totalidad de las cubiertas municipales y también se realizarán proyectos de autoconsumo compartido, tras la experiencia piloto que se ponga en marcha con los barrios solares». Además, el plan 2021-2030 pretende integrar las renovables en un 42% de la energía final consumida para 2030, promover los gases neutros, para lo que se está valorando la contratación de gas natural neutro por compensación de huella de carbono, apostar por la biomasa y desarrollar la instalación de puntos de recarga de combustibles alternativos.

Además, en cuanto a contratación de energía, el Área de Urbanismo estudiará la contratación bilateral de energía 100% renovable o Power Purchase Agreement (PPA), habiéndose iniciado la licitación para la contratación de un servicio de asistencia técnica que proceda al análisis de prefactibilidad en la implantación de un modelo de autoconsumo energético, basado exclusivamente en energías renovables, que cubra las necesidades de suministro de electricidad a las instalaciones, equipamientos e infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza.

Asimismo, se impulsarán otras líneas dentro del plan, como el desarrollo de proyectos de abatimiento de emisiones y la creación de sumideros urbanos, la búsqueda de colaboración público-privada en programas de transición energética, el fomento de la movilidad eléctrica, la simplificación de la tramitación administrativa, la revisión de las normas urbanísticas y las bonificaciones en ordenanzas fiscales.

«Como dicta el escenario de acción de la UE, para luchar contra el cambio climático es indispensable la transición hacia un modelo energético basado en la electrificación de la economía y el aumento de la eficiencia energética«, ha apuntado el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano. Por ello, «desde el Área de Urbanismo, en la Dirección de Arquitectura, se han venido desarrollando varias líneas de acción para conseguir la racionalización del consumo energético y el abatimiento de costes en sus contratos de energía, trabajando desde el año 2015 en un programa de ahorro energético 2015-2020 y varias líneas de acción», ha especificado Serrano.