La biomasa, clave para el abastecimiento de calefacción en Sestao

0
64

Una caldera de biomasa abastecerá de calefacción y agua caliente sanitaria a 250 familias de la localidad vizcaína de Sestao. Esta instalación de energía renovable apoyada por el EVE (Ente Vasco de la Energía), supondrá un paso más en la regeneración social y urbanística del barrio Txabarri-el Sol.

Esta apuesta por la biomasa se ha convertido en una pieza importante para conseguir una mejora en la calidad de vida de cerca de 250 familias, que disfrutarán del confort, el bienestar y el incremento de la seguridad gracias a las ventajas que ofrece una red de calor basada en el uso de la madera forestal como recurso energético.

A las ventajas medioambientales que aportan las instalaciones para el aprovechamiento de energías renovables, cabe añadir las de eficiencia y ahorro energético (y económico).  Por este motivo, el EVE, dentro de sus planes de ayudas, ha incorporado el apoyo técnico y económico a este proyecto.

En una reciente visita a la instalación, el viceconsejero de Industria del Gobierno Vasco, Javier Zarraonandia, ha destacado la «colaboración institucional para hacer realidad una regeneración completa tanto en la vertiente de consumos energéticos así como de grado de bienestar y desarrollo». Por su parte, el consejero de Vivienda, Pedro Jáuregui, ha señalado que la prioridad de su departamento «no es únicamente facilitar a las personas el acceso a una vivienda digna y adecuada a sus necesidades, sino lograr que ésta sea lo más eficiente energéticamente posible». Por ello, que se aborde con mayor énfasis en las nuevas promociones y en los programas de rehabilitación que se llevan a cabo desde la consejería.

Los consejeros estuvieron acompañados durante la visita por el alcalde de la localidad, Josu Bergara, que agradeció el apoyo que está recibiendo el barrio Txabarri para desarrollar los planes de regeneración; el director general del EVE, Iñigo Ansola; y el director gerente de Sestao Berri, Luiskar Delgado.

Calefacción de distrito
En una primera fase, la calefacción de barrio o «district heating» prestará servicio a las 250 viviendas de calefacción y acs de Txabarri-el Sol tras la rehabilitación energética y el diseño de la red de calor con biomasa. Este servicio podrá ampliarse en un futuro a 200 viviendas más. «Se trata de la zona baja del municipio, con necesidades especiales de regeneración urbana y con familias vulnerables en riesgo de exclusión social, explican los promotores.

Instalar una sala de calderas de biomasa ha sido la solución adoptada por sus ventajas ambientales, económicas y de mantenimiento. La sala aporta una potencia de 1,4 MW y cuenta con silos para almacenar pellets. Está dotada con tres calderas, dos de biomasa de 500 y 250 kW y una de gas de 650 kW. Las calderas se han instalado en una zona céntrica respecto al conjunto de los portales a los que da servicio. Su cubrimiento mediante un cubo de hormigón permitirá más adelante crear una plaza para los vecinos y vecinas dotada con un ascensor para mejorar la accesibilidad entre las calles Txabarri y Los Baños.

El proyecto de rehabilitación integral de la zona baja de Sestado, convertido en referencia europea, se enmarca en un proyecto de regeneración urbana que ha contado con el apoyo del Departamento de Vivienda del Gobierno vasco, IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía y EU-Gugle (Ciudades y distritos inteligentes de la Comunidad Europea).

El programa, en el que se ha invertido 1,36 millones de euros, pretende demostrar la viabilidad de llevar a cabo rehabilitaciones energéticas de «casi cero energía» en seis ciudades pilotos a gran escala, con modelos que puedan ser replicados en toda Europa en comunidades y ciudades inteligentes para el próximo año 2020.