La biomasa, fuente de creación de empleo en Castilla y León

0
18

Alcanzar los 100 MW de potencia instalada en biomasa, creando además unos 450 empleos, es la finalidad de la nueva planta de biomasa eléctrica de Cubillos del Sil (León), que contará con financiación pública. Así lo ha anunciado Carlos Fernández Carriedo, consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Castilla y León, en su visita a la feria Expobiomasa, que cierra hoy sus puertas en Valladolid.

Fernández Carriedo avanzó que su consejería asumirá, a través del Ente Público Regional de la Energía de Castilla y León (EREN), el 50% de la financiación ajena de esa nueva planta que, con una potencia de 50 MW equivalente a la energía consumida por 93.000 hogares, duplicará la instalada hasta ahora en la Comunidad con esta tecnología renovable.

La planta, con una utilización de 6.500 horas/año y una producción de 322.000 GWh/año, tendrá un importante impacto ambiental y económico en una zona afectada de lleno por el cierre de la minería del carbón y centrales térmicas convencionales. Su puesta en marcha supondrá también reducir la emisión de 123.000 tonelada anuales de CO2 a la atmósfera, consumiendo 280.000 toneladas al año de biomasa, principalmente forestal y paja.

La biomasa en la Comunidad, con un consumo de energía superior a las 282.000 toneladas equivalentes de petróleo, cuenta con casi 45.000 calderas instaladas, un volumen de negocio cercano a los 325 millones de euros, y una generación de empleo superior a los 2.150 trabajadores.

Castilla y León, puntera en renovables

Castilla y León, con un porcentaje del 22%, despunta en el contexto nacional en producción de energía de origen renovable. Para afianzar aún más ese protagonismo, la Consejería de Economía y Hacienda pondrá en marcha la Estrategia Térmica Renovable 2020-2030, encaminada a impulsar el desarrollo de las energías limpias, especialmente en la producción energética partiendo de la biomasa como combustible renovable.

Esa destacada posición se ha conseguido gracias al desarrollo de las energías limpias que se vienen coordinando a través del el Plan de Bioenergía 2011-2020, que sienta las bases para la promoción de los distintos usos de la bioenergía: eléctricos, térmicos y en el transporte en los últimos 8 años. Como objetivo para esta legislatura está el incrementar la potencia de instalada en renovables en 2.000 MW en eólica (de 5.600 a 7.600MW) y multiplicar por 5 la fotovoltaica (de 500 a 2.500MW).