La demanda de biomasa para usos energéticos se dispara en Galicia

0
15

Galicia está entrando en una época en la que los recursos del monte cobran un nuevo valor. El cambio climático obliga a reducir el consumo de combustibles fósiles, lo que incentiva el despegue de alternativas como el aprovechamiento de la biomasa forestal residual para la producción energética. En dos años, Galicia cuadriplicará su capacidad instalada de consumo de biomasa, pasando de las actuales 476.000 toneladas a 1,7 millones de toneladas, según revela el informe de la cadena de la madera que ha presentado la Axencia Galega da Industria Forestal (Xera).

Si se tiene en cuenta que el monte gallego produce cada año entre 1,5 y 2 millones de toneladas de restos de tala, la conclusión es clara. Los restos de corta se convertirán en breve en un recurso codiciado en el monte. El primer escalón de demanda se subirá a comienzos del 2020, cuando entre en funcionamiento la planta de producción de energía eléctrica con biomasa que Greenalia está montando en Teixeiro (Curtis, A Coruña), que se espera que consuma más de 500.000 toneladas de restos de tala.

A ese proyecto le seguirán distintas iniciativas de la industria forestal para aumentar su consumo de restos de tala y de subprodutos de su proceso fabril. Las factorías de tablero tienen previsto sustituír por biomasa su actual sistema de cogeneración con fuel, con el que generan calor para su proceso industrial y electricidad para la red. Ese cambio, unido a los aumentos de consumo de Ence Navia y a los que pueda acometer Ence Pontevedra, deparará un aumento de la capacidad instalada de uso de la biomasa residual de otras 700.000 toneladas en el 2021.

La ecuación se completa con la central de producción eléctrica con biomasa que Forestalia está levantando en el Bierzo y que en teoría abastecerá parte de su demanda del mercado gallego a partir del 2020, según se valora en el informe de Xera, en el que se calcula que la demanda total de la biomasa forestal gallega para usos energéticos puede situarse en unos 2 millones de toneladas en el 2021.