La Diputación de Girona apuesta por fomentar la biomasa

0
35

La Diputación de Girona quiere que los ayuntamientos y las industrias colaboren para generar y consumir biomasa producida en los bosques gerundenses. La diputada delegada de Medi Ambient, Ana Barnadas, ha recordado que la demarcación cuenta “con más de un 50% de superficie de bosque”. Por ahora sólo se explota un 31,5% de todo el potencial de biomasa del territorio.

Barnadas ha destacado que una “gestión sostenible” de los bosques permitiría generar este tipo de energía renovable. La diputada ha destacado que “en la transición energética se ha trabajado mucho desde los ayuntamientos, pero ahora hay que hacer el paso en el sector privado”. Barnadas ha apuntado que muchas industrias podrían construir calderas de biomasa.

Según Anna Barnadas, esta producción de biomasa “mitigaría” las emisiones de CO2 y contribuiría a detener “el despoblamiento rural”. Según la diputada, ya hay doce centros de producción y distribución de esta energía. Sin embargo, si aumentase la demanda de biomasa, el número de centros también aumentaría. Un estudio elaborado por la Diputació de Girona apunta que se podrían llegar a generar 700 puestos de trabajo “estables”.

El problema, sin embargo, es llegar al sector privado, según Barnadas. Tal como ha recordado, la Diputació de Girona “trabaja para los ayuntamientos” y no puede incidir en las empresas privadas. De todos modos, la diputada ha recordado que “los ayuntamientos sí que se pueden implicar”. Por eso la Diputació no pretende crear “una subvención directa a los privados, sino que los públicos se involucren en proyectos conjuntos”.

La delegada de Medi Ambient ha apuntado que se podría trabajar en la creación de “redes de calderas de biomasa” en los polígonos industriales. De hecho, el informe elaborado por los técnicos de la Diputació apunta que si se explotara todo el potencial de biomasa que tienen los bosques gerundenses se podría cubrir el 40% de la demanda energética que tienen estas industrias.

Anna Barnadas ha defendido que la producción de esta energía renovable debe ir ligada al consumo local para no generar más emisiones de CO2 en el transporte de la biomasa. Por ello considera que es una fuente energética que puede encajar en el territorio a la vez que se fomenta una gestión forestal.

De hecho, Barnadas ha apuntado que la producción de biomasa es un ejemplo de “economía circular”. La diputada ha apuntado que durante la limpieza de los bosques se recogen “restos de madera que no se pueden utilizar para otros usos”. Además, Barnadas ha destacado que desde la Diputació valoran muy positivamente algunos proyectos que cuentan con empresas vinculadas al tercer sector para la gestión forestal. “Así se contribuye a la integración social y laboral de las personas”, ha añadido la diputada provincial.

De todos modos, Anna Barnadas ha insistido en que el objetivo de la Diputació de Girona es “encontrar el equilibrio entre la explotación sostenible y la preservación de las zonas forestales”.