Las renovables, básicas en el descenso de la factura de la luz en el comienzo del mes de julio

0
19

Manteniendo una continua tendencia alcista, que se traduce en una producción fotovoltaica que sube en porcentajes del 102% y la eólica en un 40% superior a la habitual en julio, este mes arranca con la luz un 35% más barata que hace un año gracias, precisamente, a ese potente despegue de las renovables.

Esos datos, recogidos en el último informe de mercado de Grupo ASE relativo a la primera quincena de julio, han influido para el precio de la luz en el mercado mayorista se haya situado en 33,15 €/Mwh, recuperando un 8,26% frente al cierre del pasado junio, pero alcanzando porcentajes del 35% más barato que hace un año.

Los analistas de esta empresa asesora han detectado un aumento progresivo de la actividad económica durante la desescalada y el incremento estacional que marca el verano han elevado la demanda un 25% respecto a junio. Sin embargo, todavía lejos de recuperar los niveles preCovid, evidencian un descenso del 4,6% en relación a julio del año pasado y confirman que “nunca una crisis económica había supuesto una reducción de la demanda eléctrica de esta magnitud”, según las fuentes consultadas.

Precios más competitivos

La producción renovable sigue imparable, con crecimientos del 39,2% respecto a julio de 2019 debido, sobre todo, a la fuerte producción ya apuntada de los parques fotovoltaicos que, con ese 102% en positivo, ha permitido cubrir más del 20% de la demanda durante las horas centrales del día. A eso hay que sumarle el 40% de la generación eólica, superior también a lo habitual en un mes de julio. Ambos comportamientos justifican el sostenimiento del nivel de precios del POOL en valores históricamente bajos, restando protagonismo a los ciclos combinados, que han reducido su producción un 21%.

A pesar de la bajada detectada en la demanda, la producción energética ha crecido un 4,2% en comparación con el año pasado, sustentado por unos precios más bajos del POOL que, adicionalmente, están dando mayor impulso a las exportaciones y al consumo por bombeo. Así, gracias a la producción de origen renovable se está consiguiendo exportar una buena cantidad de electricidad a Francia y Portugal en determinadas horas del día.

Destacar, asimismo, que todos los productos han experimentado subidas de precio de entre el 2,5 y el 3%, en línea con el resto de los mercados europeos. El origen de esas subidas está en la evolución de la cotización del CO2, con un precio que en el mercado europeo ha llegado a estar por encima de los 30€/t. Una cifra que se sitúa en el nivel más alto desde 2006, duplicándose desde el estallido de la crisis sanitaria, cuando estuvo por debajo de los 15€/t, apuntan los analistas de Grupo ASE.

Este comportamiento alcista podría estar fundamentado en expectativas optimistas en torno a la recuperación económica o a la posibilidad de que la Unión Europea endurezca su objetivo. De hecho, se baraja uno nuevo en el rango de 50- 55% respecto a 1990, por encima del actual del 40%, o incluso podría tener su origen en un “movimiento puramente especulativo”, avanzan como otra posible causa estros analistas.