Huelva consumió el 12% de la energía renovable de Andalucía en 2012

0
6

El consumo primario de energías renovables aumentó en 2012 en Andalucía un 23,8 por ciento (633 kilotoneladas equivalentes de petróleo, que es el valor que rinde un tonelada de petróleo y se toma como valor 41 868 000 000 J (julios) = 11 630 kWh (kilovatios-hora), el mayor crecimiento en valor absoluto experimentado desde el año 2000 en que se inicia esta serie histórica de datos, según la publicación anual ‘Datos energéticos de Andalucía 2012’ que realiza la Agencia Andaluza de la Energía, dependiente de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo. Las energías renovables aportaron ese año el 17,6 por ciento del consumo total andaluz, un porcentaje se eleva al 19,3 por ciento si se exceptúan los consumos para usos no energéticos.

Durante 2012, el consumo final de energía se ha reducido en todas las provincias andaluzas, manteniéndose en Córdoba, que ha compensado el fuerte descenso de los derivados de petróleo con el aumento de la demanda de biomasa para usos térmicos. En términos absolutos las mayores reducciones de consumo se registran en Huelva con 209 ktep menos, Sevilla con 196,8 ktep y Cádiz con un consumo que baja en 156,8 ktep. En el resto de provincias se dejaron de consumir 84,2 ktep en Granada, 77,7 ktep en Málaga, 64,6 ktep en Almería y 16,9 ktep en Jaén.

Sevilla continúa siendo la provincia de mayor consumo con el 19 por ciento de toda la energía final, seguida por Cádiz con el 17,9 por ciento. La tercera más intensiva en consumo de energía es Málaga con el 15,7 por ciento, seguida de Huelva y Granada con el 12,1 por ciento y 9,7 por ciento respectivamente. Por último, Córdoba (9,2 por ciento), Jaén (9,0 por ciento) y Almería, con el 7,2 por ciento del consumo final.

Este informe refleja que el consumo primario renovable en Andalucía ha aumentando en este periodo cerca de un 24 por ciento respecto al año anterior, gracias principalmente a la energía termosolar y a la biomasa, tanto para generación eléctrica como para usos térmicos. De esta forma, las fuentes renovables (sol, viento, biomasa, entre otras) vuelven a ser la tercera fuente energética más consumida en Andalucía, tras el petróleo y el gas. La biomasa aporta el 50 por ciento del total renovable en la estructura de consumo renovable y la termosolar ha incrementado su contribución en 492,5 ktep (kilotoneladas equivalentes de petróleo) respecto al ejercicio pasado, aportando el 27,2 por ciento y superando por primera vez a la eólica en la estructura de consumo renovable.

El 98,2 por ciento de la energía producida en Andalucía es de origen renovable, lo que sitúa el grado de autoabastecimiento energético, es decir, el porcentaje de consumo de energía primaria que se cubre con energía autóctona, en el 17 por ciento (3.232 ktep), casi cuatro puntos por encima del año anterior. Con una potencia eléctrica instalada que representa el 38 por ciento del parque de generación total de la comunidad, las energías renovables han multiplicado por cinco su producción en los últimos diez años. Esto supone que el 33,9 por ciento del consumo eléctrico que consumieron los andaluces en 2012 provenía de fuentes renovables.

La potencia eléctrica total de Andalucía ha crecido un 3,6 por ciento, situándose en 15.626 megavatios (MW). Por segundo año, dicho incremento se concentra en la potencia renovable que supone ya el 38 por ciento (5.938,8 MW) del total del parque generador andaluz. En este incremento tiene un papel destacado la energía termosolar, tecnología donde se han puesto en marcha 249,7 MW de potencia.

Las energías renovables no destacan sólo por su potencia sino también por su generación eléctrica, que un año más ha aumentado hasta situarse en 11.649,3 GWh (3,5 por ciento más que en 2011). Las plantas termosolares de Andalucía duplicaron en 2012 su producción, inyectando 1.098,9 GWh más al sistema respecto del ejercicio anterior. La generación con biomasa también ha experimentado un señalado crecimiento con un aumento del once por ciento (160 GWh).

Aunque la generación eléctrica se redujo en 2012 un 1,1 por ciento, la tasa de autogeneración eléctrica se situó en el 102,8 por ciento. Esto significa que Andalucía no debe importar electricidad de otras regiones para cubrir la demanda de energía eléctrica, puesto que produce algo más de la que consume.

En términos de energía final, Andalucía ocupa la primera posición nacional en consumo de biomasa para generación de energía térmica, alcanzando un consumo en 2012 de 643 ktep, casi un seis por ciento más que en 2011.

Fuente: diario de huelva