Iberdrola concentra sus inversiones fuera de España, en países «predecibles y estables»

0
5

Iberdrola concentrará sus inversiones en los próximos tres años fuera de España, según ha anunciado este miércoles el presidente de la compañía, Ignacio Galán, en Londres. En el trienio 2014-2016 la eléctrica tiene previsto realizar «un importante esfuerzo inversor» de 9.600 millones de euros netos en total. Y «concentrará el grueso de este esfuerzo en el Reino Unido», país que se llevará el 41% de la cifra global, según ha explicado Galán. Le seguirán Latinoamérica, especialmente Brasil y México, con el 23% de las inversiones, y Estados Unidos con el 17%.«Las inversiones irán destinadas principalmente a los proyectos energéticos y países que disfruten de una regulación predecible y estable», ha afirmado Galán,. Su mensaje es interpretado como una nueva crítica a las reformas regulatorias impulsadas por el gobierno que preside Mariano Rajoy. Según Galán, «somos más británicos, brasileños y mexicanos que españoles». Iberdrola solo tiene el 30% de su negocio en España.

Según los resultados presentados esta mañana, Iberdrola registró un beneficio neto de 2.572 millones de euros el pasado año, un 7% menos que en 2012. Una reducción que atribuyen al «impacto regulatorio en España, la evolución en Brasil y los tipos de cambio de las divisas». Galán, siempre con el gobierno Rajoy en el punto de mira, ha cuantificado ese impacto de las reformas legales en España en los resultados de la compañía en 801 millones en el ejercicio antes de impuestos, según consta en la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Reducción «progresiva» de la exposición a España

De los 9.600 millones de euros que Iberdrola quiere invertir en el marco de su plan estratégico para 2014-2016, el 46% (4.400 millones) se dedicará a la puesta en marcha de infraestructuras y el 54% restante (5.200 millones) a inversiones recurrentes en mantenimiento y mejora de las instalaciones. En este marco, España queda relegada a la categoría de «otros», en la que los demás mercados donde opera Iberdrola se repartirán el 19% de las inversiones.

En nuestro país, según ha explicado Galán, la compañía llevará a cabo una reducción «progresiva» de la exposición hasta que haya una «coyuntura que haga atractivas las inversiones». Una decisión que ha justificado en el «significativo impacto de las modificaciones regulatorias y fiscales en las cuentas del grupo». «Los tributos energéticos se han duplicado en España, las tasas que pagamos son ya superiores a lo que gastamos en personal y en servicios en el exterior», ha explicado.

Y que no parece que vaya a sufrir modificaciones señalables, a tenor del análisis expuesto por el empresario español. «Nosotros tenemos que actuar en el marco que nos marcan las autoridades, y los propios reguladores dicen que en España sobran inversiones y sobran redes… si el regulador dice que no hace falta, para qué lo vamos a hacer», ha dicho esta mañana ante un grupo de periodistas de diarios nacionales y regionales españoles. El resultado bruto de explotación (ebitda) de Iberdrola en 2013 se situó en 7.205 millones de euros, lo que supone una reducción del 6,7% con respecto al año anterior, lastrado por los mayores tributos en España, según la compañía.

«Las nucleares pierden dinero»

Según Galán, la generación eléctrica en España no es negocio, y ha resaltado enfáticamente que «todas las centrales de generación en España pierden dinero». En el caso de la energía nuclear, ha insistido en recalcar también que «las centrales nucleares de Iberdrola perdieron dinero el año pasado». Preguntado por el caso concreto de Garoña, de la que Iberdrola posee el 50%, ha explicado que ve difícil su reapertura. «Es una pena que una central eficiente y segura se haga inviable con cargas como hacen con el resto del parque nuclear», dijo.Y ha vaticinado que, en ausencia de una clarificación del marco regulatorio, en las otras centrales «pasará lo mismo que con Garoña».

Galán ha recordado que el coste de la energía en Europa es 2,5 veces superior al de Estados Unidos, por ejemplo, «y no es porque sea más cara». Como ha afirmado en reiteradas ocasiones, el máximo ejecutivo de Iberdrola ha insistido en que «el precio de la energía tiene que bajar en España, porque el 60% del precio nada tiene que ver con el coste de producir y transportar la electricidad sino con políticas sociales, medioambientale o tecnológicas que tienen otros caminos para ser financiadas, como los Presupuestos Generales del Estado».En este escenario, el presidente de Iberdrola ha insistido en que las relaciones con el Ejecutivo de Mariano Rajoy son «cordiales con todos los estamentos del gobierno y no hay ningún tipo de conflicto». Pero también ha aclarado que «paso el 90% del tiempo fuera de España, por lo que paso más tiempo con los gobiernos de otros países», en referencia a los de Gran Bretaña, México, Brasil o Estados Unidos, los mercados en los que se centra la estrategia de la compañía.

Ante las fuertes discrepancias con el gobierno español y esta decisión de orientar sus inversiones fuera de España, Galán -que el año pasado recorrió distintas plazas financieras defendiendo la marca España, en calidad de miembro del Consejo de la Competitividad- ha aclarado que «me siento muy orgulloso de ser español, y todo aquello que queda hacer por mi país lo voy a hacer».

Galán no ha querido opinar sobre el referéndum de independencia que se celebrará en Escocia el próximo 18 de septiembre, un elemento de gran incertidumbre política y económica en el Reino Unido que, al parecer, Iberdrola no valora como un factor de riesgo que cuestione la «predecibilidad» y «estabilidad» del mercado británico. La compañía es propietaria, entre otras inversiones, de Scottish Power. «Haremos lo posible para hablar con todas las partes con el objetivo de seguir llevando el mejor servicio a nuestros clientes en Esocia, Inglaterra y Gales», ha dicho Galán.

El ebitda del negocio de redes sumó 3.685,3 millones de euros el pasado año, un 2,3% menos que en 2012; el de generación y clientes, 2.017,8 millones, un 14,3% menos, y el de renovables, 1.573,1 millones, un 2,9% menos. La cifra de ventas alcanzó los 32.807,9 millones de euros, lo que representa una caída del 4,07 %.

Por lo que respecta al margen bruto, se mantiene estable en 12.577 millones de euros, gracias a las mejoras de los negocios de generación y renovables en un año de alta producción eólica e hidráulica.

La eléctrica destaca “el fuerte impacto que sobre los resultados de grupo han tenido los sucesivos recortes de ingresos en Españaconsecuencia de las diferentes medidas regulatorias”, que cifra en 801 millones de euros.

De estos, 280 millones de euros corresponden al efecto de la reforma energética desde julio de 2013 y 521 millones, a lastasas sobre la generación eléctrica aprobadas en 2012 y con aplicación desde comienzos del pasado año. La reforma energética ha supuesto un recorte en la retribución del negocio de distribución en España de 111 millones de euros y una disminución del incentivo a la inversión de 47 millones de euros.

Reducción de 1.000 empleados en 3 años

Iberdrola prevé un incremento medio anual del beneficio neto del 4% hasta 2016, después de alcanzar este año unas ganancias de unos 2.300 millones de euros, y acometerá una “reducción vegetativa” de 1.000 empleados en sus negocios existentes,hasta sumar una plantilla global de 27.000 trabajadores dentro de tres años.

Durante su presentación de resultados ante los inversores internacionales, el presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán, ha lamentado los efectos de las políticas energéticas sobre el desarrollo del negocio eléctrico en varios países europeos.

En todo caso, 2014 supondrá “un suelo” para los resultados de la compañía, que espera cerrar este ejercicio con un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 6.600 millones y elevarlo a un ritmo anual del 4% hasta 2012. El potencial de crecimiento será especialmente apreciable a partir de 2015.

Fuente: ABC