Iberdrola refuerza su inversión en eólica en España con cuatro parques en Navarra

    0
    23

    Iberdrola arranca el Complejo Cavar, con el que refuerza su estrategia de inversión en eólica en España en 2019. El proyecto está integrado por cuatro parques y, con una capacidad instalada de 111 megavatios (MW), es uno de los mayores parques eólicos de la energética desarrollados en España en los últimos años. Iberdrola promueve este proyecto conjuntamente con Caja Rural de Navarra.

    Las compañías acaban de adjudicar a Siemens Gamesa, 32 aerogeneradores de SG 3,4-132, de 3,4 MW de potencia unitaria, los mayores utilizados hasta ahora en un parque eólico terrestre en España. Con una longitud de pala de 64,5m y un diámetro de rotor de 132m, el modelo es óptimo para emplazamientos de vientos medios y altos.

    Lee también: Entrevista con Juan Prieto Castrillo – Responsable Territorial de canales Zona Norte en AEQ Energía

    Los cuatro parques eólicos están ubicados en los municipios de Cadreita y Valtierra, su construcción se iniciará en los próximos meses y está prevista su entrada en operación en 2020. El complejo eólico generará energía suficiente para abastecer a 46.500 hogares/año y, al tratarse de energía renovable, permitirán evitar la emisión de 84.000 t CO2 al año.

    Cavar Primer proyecto

    Cavar es el primer proyecto eólico que Iberdrola desarrolla en España cuya generación de energía será vendida a empresas, a través de contratos bilaterales a largo plazo.

    Con la promoción del complejo Cavar, Iberdrola refuerza su apuesta por las renovables en España, donde iniciará 700 MW de proyectos eólicos y fotovoltaicos este año-, y su liderazgo como promotor eólico en el país. Estos se sumarán a los más de 2.000 MW renovables (eólicos, fotovoltaicos e hidroeléctricos) proyectados por el grupo en el mundo en 2019. En la actualidad, la capacidad renovable instalada de Iberdrola, eólica e hidroeléctrica principalmente, se eleva a más de 15.800 MW en España y es de más de 29.500 MW en el mundo.

    Con esta apuesta, la compañía contribuye al desarrollo de las zonas rurales, fomentando la contratación de empleados locales e impulsando la activación económica de las comunidades donde opera, así como a la transición energética hacia una economía descarbonizada, como estrategia contra el cambio climático.