Industria prepara un nuevo decreto de renovables sin haber aprobado el anterior

0
5

El real decreto que regula la producción con energías renovables que forma parte del vasto paquete de la reforma eléctrica aprobada en julio ha muerto antes de nacer. Aunque el polémico decreto, con el que Industria elimina el sistema de primas del régimen especial, ya había superado el trámite de audiencia en la Comisión Nacional de la Energía (CNE), con el dictamen correspondencia y las alegaciones de las empresas del sector, las comunidades autónomas y los consumidores.

Fuentes del sector aseguran que el ministerio que dirige José Manuel Soria ha introducido cambios en el texto original y ha decidido iniciar un nuevo trámite de audiencia para cubrirse las espaldas ante la avalancha de pleitos anunciados por las asociaciones del sector. “Si Industria aprueba el RD con cambios sustanciales sin cumplir el trámite de audiencia, podría ser tumbado por defectos de forma”, según las mismas fuentes.

Sin embargo, la teoría que cobra más fuerza en distintos ámbitos consultados es que el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, persigue un dictamen favorable a su propuesta y echar a la papelera el que aprobó a antigua CNE, con el que se sintió muy molesto, según indican fuentes del organismo integrado desde octubre en la nueva Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Sería este nueva comisión (que se ha quedado prácticamente sin funciones regulatorias) la que elaborase el nuevo informe, “lo que facilita la tarea de lograr un dictamen positivo”, subrayan . Entre las compañías del sector recuerdan que el nuevo director de instrucción de Energía de la CNMC, Fernando Hernández, era asesor de Nadal en Industria. Además, los cuatro directores de la CNE han sido destituido a petición de aquel y sustituidos por personal de menor rango, que ocuparán las cuatro subdirecciones que componen ahora el equipo técnico del área energética. Al tratarse de nombramientos provisionales, como reconoce la CNMC, ha causado extrañeza su urgencia y que no se haya hecho la convocatoria pública, que dura un mes, de antemano y no al revés.

La CNE tuvo que dictaminar el RD de renovables sin conocer “los parámetros económicos” que determinarán la nueva retribución de las renovables, lo cual criticó. También advirtió que no hay constancia de la existencia en ningún país de un modelo similar que, además, va a generar grandes incertidumbres.

El proceso acabará en febrero

Si el Ministerio de Industria tramita un nuevo RD sobre renovables, este no podría entrar en vigor hasta pasadas varias semanas. Máxime teniendo en cuenta que la CNMC, que deber dictaminarlo y convocar el consejo consultivo de la electricidad, no está muy engrasada. Aunque en el sector dan por hecho que el IDAE ya ha entregado el informe sobre los estándares con los que se retribuirá al régimen especial, estos deben plasmarse en una orden ministerial que, al ser un reglamento del citado RD, no puede aprobarse antes que él. Además, esta orden también deberá pasar por la CNMC.

En el propio ministerio reconocen que la nueva regulación no estará lista hasta febrero, no solo porque los plazos se alarguen, sino por la dificultad de establecer y aplicar un modelo de estándares “endiablado”. Desde julio, las empresas afectadas cobran primas a cuenta, por lo que un retraso supone agravar la incertidumbre.

En puridad, tampoco el RD debería aprobarse antes que la nueva ley eléctrica. Hoy se debaten, sin apanas tiempo, las casi 500 enmiendas presentadas (57 del PP), escasez de tiempo que ha creado un profundo malestar entre las empresas por tratarse de una ley “de capital importancia”.

 

Fuente: cincodias.com