La carga por inducción en los autobuses eléctricos evitan 527 toneladas de C02

0
21

Los autobuses eléctricos recargables mediante inducción magnética y automática, evitan 527 toneladas de emisiones de CO2 en Europa desde que empezaron a utilizarse en varias ciudades de Alemania, Bélgica y Suecia, y acumulan más de 500.000 kilómetros recorridos dando servicio de pasajeros.

Según Bombardier Transportation, compañía responsable del sistema Primove (sistema de carga por inducción) que incorporan estos autobuses, una ciudad como Berlín tendría que electrificar 619 vehículos particulares para igualar los ahorros obtenidos por este conjunto de autobuses eléctricos.

Actualmente circulan en las ciudades alemanas de Berlín, Braunschweig y Mannheim, la belga Brujas y Södertälje, Suecia, un total de 15 autobuses de cuatro fabricantes diferentes, y están en funcionamiento 18 estaciones de carga equipadas con el sistema Primove. Hasta ahora se han realizado más de 83.000 ciclos de carga desde que el primer servicio autobús eléctrico equipado con este sistema comenzó a funcionar en Braunschweig, con una fiabilidad de 97.7%.

Este sistema de carga por inducción está integrado y es automático, tanto para vehículos ferroviarios como de carretera, y permite a las ciudades y operadores de transporte incorporar la movilidad eléctrica a sus vehículos, reduciendo las emisiones locales a cero.

En España, ciudades ciudades como Madrid (donde la EMT trabaja para que sus autobuses eléctricos se recarguen con un sistema de carga inductiva), Málaga, que cuenta con un proyecto piloto, Barcelona o Valencia han mostrado su interés por un transporte público sostenible cuya carga se realiza mediante la inducción magnética.