Medidas sostenibles de Siemens para sus instalaciones

0
14

Las botellas de plástico y otros utensilios de uso tradicional, como latas, envases o plastificados, forman parte de nuestro día a día. Los utilizamos para comer, para beber o para cualquier otra actividad cotidiana. Sin embargo, hasta doce millones de toneladas de plástico llegan a los océanos anualmente, algo que no sólo provoca un daño irreparable en la flora y fauna marina, sino que también pasa a formar parte de nuestra cadena alimentaria. Y es que, el 90% del plástico que utilizamos, no se recicla.

Siemens, conscientes de la problemática que supone el uso desmesurado del plástico en nuestros hábitos diarios, ha puesto en marcha en España la campaña #ZeroResiduos, con la que tratará de conseguir que desaparezcan los plásticos de un solo uso en sus centros de trabajo, donde habitualmente conviven al día más de 3.600 personas.

En principio, la iniciativa está centrada en lograr que la plantilla evite el desperdicio de esos materiales dentro de las instalaciones y, al mismo tiempo, haga un uso más racional de los recursos disponibles. Una primera acción ha sido la entrega de una botella de cristal y una taza de cerámica que vienen a sustituir a los característicos botellines de agua de plástico. Ese proceso de eliminación de botellas de plástico y latas también se ha puesto en marcha en los comedores de empleados y cafeterías, que han visto como se instalan fuentes de agua con vasos de cristal y dispensadores para el resto de las bebidas. Además, se utilizará un envase biodegradable de comida y los alimentos o fruta cortada se servirán en material PLA reciclable, empleándose vasos biodegradables o de cristal para cafés, zumos y bebidas. En total, se trata de implantar un conjunto de 18 medidas destinadas a eliminar la huella de residuos y emisiones que actualmente genera el uso de estos materiales.

Efectividad de la política #ZeroResiduos 

Este cambio de hábitos se dejará notar en las salas de reunión, pero para que la política #ZeroResiduos sea más efectiva, el sistema de las máquinas de vending también cambiará por completo. Para ello se van a instalar máquinas refrigeradas con certificación A+ y ahorro de energía en posición stand-by. Además, contarán con vasos y resto de utensilios biodegradables y se implementará un nuevo sistema de pago por móvil para reducir paulatinamente las tarjetas de plástico recargables.

Estas medidas se verán complementadas con la creación de un ‘rincón verde’ con fruta, zumos y otros productos saludables. Siemens trasladará también a los proveedores de estos servicios la necesidad de sustituir de forma paulatina todos aquellos envases de plástico que hoy aún se utilizan por cuestiones de mejor conservación de los alimentos, por otros más sostenibles.

Estas acciones permitirán a Siemens promocionar una relación de sus empleados más respetuosa con el medio ambiente, tratar de extender la idea de que el mejor residuo es el que no se genera y, además, reducir el coste que le genera la gestión de 16 millones de toneladas de residuos al año. La iniciativa se enmarca dentro de la estrategias desplegada por Siemens para lograr su objetivo de ser una compañía cero emisiones en 2030, dentro de su programa Siemens Energy Eficiency, que pretende lograr en dos fases que todas sus instalaciones y edificios no emitan CO2 ni partículas contaminantes. Desde el lanzamiento de esta iniciativa en 2015, Siemens ya ha reducido su emisión de CO2 en más de un 25%.

Además, Siemens cuenta con un plan de inversión de 100 millones de euros en proyectos de eficiencia energética hasta 2020, todo ello con el objetivo de reducir el impacto medioambiental.