¿Qué les espera a las eléctricas tras la nueva reforma del sector?

0
4

La reforma del sistema eléctrico español presentada por el Gobierno la semana pasada reparte el peso de la reducción del déficit de tarifa entre las empresas, los consumidores y el Estado. Los analistas repasan el sector y señalan lo que les espera a las

Las decisiones salomónicas o satisfacen a todos, o no consiguen agradar a nadie. En el caso de la reforma del sistema eléctrico español, la respuesta correcta parece que es la B. La reordenación que ha realizado el Gobierno reparte el peso entre las empresas, los consumidores y el Estado. Las primeras verán disminuir sus beneficios (y sus ingresos y su capacidad de inversión y su calidad crediticia) y los segundos verán subir sus recibos mensuales. El Estado también tendrán que poner su parte, pero la tajada mollar del esfuerzo se la repartirán empresas y consumidores. Las acciones de las empresas eléctricas y las relacionadas con las energías renovables -con excepciones- se han dolido en Bolsa en las últimas sesiones. A medio plazo, las empresas tendrán que dar por buena esta reforma, porque finalmente servirá para atajar el lastre que supone el déficit de tarifa y porque establece las reglas de juego para el futuro. Pero en el corto y medio plazo, se imponen las dudas y las incertidumbres.

Así las cosas, los analistas han vuelto a repasar el sector y ya han comenzado a publicar sus conclusiones. La agencia Fitch ha puesto en revisión, con implicaciones negativas, la calificación crediticia de todas las eléctricas españolas, además de a sus matrices y a sus filiales. Sitúa bajo vigilancia a Iberdrola (y a su filial británica Scottish Power), a Gas Natural Fenosa, a Endesa (y a su matriz, la italiana Enel, y a su filial de renovables Enel Green Power), a Hidrocantábrico (y a su matriz, la portuguesa EDP), en todos los casos por el posible impacto que tendrá la reforma del sector en sus cuentas. Las primeras cifras que se han puesto sobre la mesa sitúan en torno 2.700 millones de euros el coste que deberán soportar las eléctricas tradicionales y las compañías con intereses en energías renovables.

Los analistas de Goldman Sachs consideran que las eléctricas asumirían más de la mitad del desfase de tarifa. Además, creen que el impuesto a la generación que se aplica a los ingresos de todos los productores de energía aumentará desde el 7% actual, hasta el 10% en 2014. Para 2015, estima que el déficit se situará en 2.000 millones de euros. Acciona y Red Eléctrica serán las principales afectadas. La cotización de Acciona de hecho se desplomó con estrépito en las dos sesiones de Bolsa siguientes a la aprobación de la reforma eléctrica por el Consejo de Ministros. El beneficio de Acciona, según Goldman Sachs, se reducirá un 21 por ciento en 2014. Mantiene recomendación de vender, con un precio objetivo de 38,2 euros. Paralelamente, mantiene su consejo de comprar Red Eléctrica. La propia empresa estima en 75 millones de euros la caída de ingresos en el segundo semestre, como consecuencia de los cambios en el modelo retributivo ordenado por el Gobierno. El banco suizo UBS ha mejorado su consejo sobre Red Eléctrica de vender a neutral, y eleva su precio objetivo desde los 36,5 hasta los 40 euros por acción, mientras los expertos de Bankia Bolsa han recortado su precio objetivo de Red Eléctrica desde los 43 hasta los 40,5 euros, con recomendación de mantener el valor en cartera.

Por su parte, los analistas del banco británico HSBC han rebajado su recomendación sobre Iberdrola de neutral a infraponderar en cartera. Han reducido su precio objetivo desde 4,3 hasta 3,8 euros por acción. Según HSBC, está claro que el Gobierno asumirá una carga menor y las compañías energéticas se verán penalizadas de forma significativa. Crédit Suisse que apuesta por sobreponderar Iberdrola en cartera, con un precio objetivo de 4,30 euros por acción. Por el contrario, JP Morgan recomienda infraponderar Iberdrola.

UBS aconseja mantenerse neutral en Enagas, mientras Crédit Suisse le concede a Gasa Natural un precio objetivo de 13 euros por acción. Morgan Stanley ha mejorado su recomendación sobre Gas Natural a sobreponderar desde igual ponderación, debido a que es una de las pocas eléctricas integradas europeas con suficiente capacidad de generación de flujos de caja para cubrir sus dividendos anuales y porque su estructura de capital le permitiría absorber pérdidas sin tener que incrementar sus desinversiones. Le otorga un precio objetivo de 16,70 euros.

Por su parte, Barclays mejora Gas Natural a sobreponderar desde igual al mercado al considerarla una de las pocas eléctricas integradas en Europa con potencial de crecimiento sostenible y orgánico del beneficio por acción. Eleva su precio objetivo de 15,50 a 17 euros. Barclays prevé que 2013 será “un año realmente difícil” para Iberdrola por los nuevos impuestos sobre la generación y los cambios en las remuneraciones a las tecnologías renovables en España, que podrían tener un impacto de 800 millones en el beneficio bruto de la eléctrica.