Soria defiende ante las eléctricas una reforma que cree ´incómoda´

0
6

La patronal de las grandes firmas admite “frustración y decepción” – Las renovables arremeten contra el Gobierno por “ensañarse”

El ministro de Industria, José Manuel Soria, defendió ayer ante las empresas del sector la reforma emprendida por el Ejecutivo para atajar el déficit del sistema eléctrico y que califica de “incómoda” para todos, pero necesaria para evitar una futura quiebra del sector. En la primera cita pública entre Gobierno y empresas tras conocerse la reforma, Soria intervino en primer lugar para justificar la necesidad de una batería de medidas que sabía que “no le iban a generar amigos” en un sector “con capacidad de persuasión acreditada”.

La reforma emprendida por el Gobierno busca atajar la generación del déficit de tarifa, es decir, el desfase que se produce al ser los ingresos vía recibo eléctrico insuficientes para cubrir los costes del sistema, una deuda que suma 26.000 millones de euros.

Las medidas planteadas por Industria conllevan 2.700 millones de recortes para las empresas del sector, a los que se suman 900 millones vía subida de la luz y otros 900 millones a través de Presupuestos Generales.

Soria afirmó que sin estas actuaciones, y el resto de las aprobadas por el Gobierno, en 2020 se seguiría generando un déficit estructural de 10.000 millones de euros que ante la imposibilidad de colocarse en el mercado (titulizarse) llevaría a la quiebra al sector.

Y aunque reitera el carácter “definitivo” de la reforma en lo que respecta “al equilibrio financiero”, no ha descartado que pueda haber más medidas para el sector eléctrico.

Tras la intervención de Soria, llegó el turno del presidente de la patronal de las grandes eléctricas Unesa, Eduardo Montes, que criticó con dureza una reforma “desequilibrada” y ante la que se han sentido “frustrados y decepcionados”. Señala que todas las medidas tomadas por el Gobierno este año, incluidos los nuevos impuestos aprobados en enero, tendrán un impacto estimado de unos 4.000 millones para las empresas en este ejercicio, mientras que los consumidores van a pagar este año 500 millones menos que en 2012.

Las renovables (APPA y los solares de Protermosolar y Unef) tampoco no escatimaron criticas a las medidas del Gobierno, al que acusan de “ensañarse” con el sector y querer “exterminarlo” con una absoluta inseguridad jurídica.