Unas 700 luminarias led, de las casi 2.800 que habrá en septiembre, ya se han instalado en el Casco Histórico de Toledo

0
8

El Casco Histórico de Toledo ya cuenta con 700 luminarias de tecnología led instaladas, de los 2.787 bloques ópticos que van a sustituir durante el verano a las bombillas tradicionales. Está previsto que toda la instalación termine en septiembre. Ampliar foto Así lo ha adelantado este miércoles en rueda de prensa el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, junto al concejal de Gestión de los Servicios, Gabriel González, y el técnico municipal encargado del proyecto, Gerardo González. González, que ha comentado que es una “reforma histórica” del alumbrado del Casco Histórico, ha señalado que de los cerca de 2.800 bloques ópticos ya se han instalado 700 “y nadie ha notado el cambio en cuanto a la tonalidad y luminosidad, por lo que las cosas se han hecho bien”. En este punto, el concejal ha subrayado que “la diferencia es lo que no se ve”, ya que se trata de “la misma luz, la misma eficiencia, pero el 75 por ciento de ahorro en el consumo de energía”.

Asimismo, el edil, que ha recordado que con este cambio se han cumplido las premisas de mantener las condiciones de confort con la tonalidad del color, adaptar los niveles de iluminación a la normativa vigente y mejorar la eficiencia energética del alumbrado, ha explicado que estos nuevos bloques que se están instalando van de los 26 a los 46 vatios y sustituyen a las actuales bombillas de 100, 150 y 250 vatios.

Finalmente, el concejal de Gestión de los Servicios ha destacado que con las actuaciones en materias de ahorro y cambio de iluminación, en 2011 se consumían “14,3 gigavatios/hora al año y en 2013 se han quedado en 11 millones”, algo que también se traduce en la tarifa. Así pues, “en 2011 se gastaba 2,1 millones de euros y en 2013 se ha quedado en 1,9 millones”.

Arrendamiento durante 7 AÑOS Por su parte, Gerardo González ha explicado que los led no solo mantienen los mismos niveles de confort existentes hasta ahora, que se traducen en un ahorro de consumo eléctrico, sino que también se refleja en un ahorro en el mantenimiento, ya que esta nueva tecnología tiene “una vida útil de 12 años, mientras que las lámparas convencionales tienen entre 3 o 4 años de vida”.

A raíz de estos beneficios, Gerardo González ha detallado que el Ayuntamiento decidió acometer este proyecto, “intentando conseguir un equilibrio técnico y económico”, apostando por un modelo de negocio “poco convencional. Con la idea de recuperar la inversión se ha ido a un modelo de arrendamiento sin opción a compra durante siete años”, ha destacado. De esta manera, “la empresa tiene que montar los bloques ópticos, pero el mantenimiento y el consumo corre a cargo del Ayuntamiento” y a cambio “se paga mensualmente una cuota de alquiler, con lo que se consigue abaratar los costes”.

El contrato con la empresa adjudicataria es de 105.000 euros al año. En cuanto al ahorro, el técnico municipal ha explicado que en 2013 el Casco Histórico consumía “1,8 millones kilovatios hora y con la previsión de lo que se va a consumir en 2015 se estima que se reduzca a 460.000”, es decir, “un ahorro del 75 por ciento en consumo”. No obstante, “teniendo en cuenta el canon mensual de la empresa, más el mantenimiento y el consumo, consideramos un ahorro de 117.000 euros al año, que es un 40 por ciento sólo en el Casco Histórico”, ha asegurado.

Presumir de ser de “los más rápidos” Por su parte, el alcalde de Toledo ha señalado que esta actuación es un cambio “importante en materia de iluminación”, al tiempo que ha indicado que ya pueden “presumir de ser de los ayuntamientos de España que más rápido están transformando todo su parque lumínico en el conjunto de la ciudad con criterio se sostenibilidad y de ahorro”. Así pues, García-Page ha comentado que proyectos como este continuarán en septiembre con la presentación de un proyecto de iluminación artística de la Puerta de Alcántara y en octubre de la Torre de la Cava.

El alcalde de Toledo, que ha afirmado que con este cambio “no sólo se verá mejor por la noche a un menor coste”, y ha apuntado que, si no se hubiera tomado esta decisión, “la ciudad pagaría 700.000 euros más, en un presupuesto de 80 millones de euros y en una ciudad que requiere de la luz para los ciudadanos y para los millones de turistas”. Además, ha añadido, “en un periodo en el que se ha multiplicado por diez las iluminaciones artísticas”.

En este punto, García-Page, se ha referido a las opiniones que señalan que la iluminación artística “gasta muchísimo”, señalando que “es al contrario”. “Iluminar el Alcázar una hora son 6 euros y 1,4 euros la Catedral”. Por ello, ha comentado que cuando se proceda a la iluminación de otros monumentos de la ciudad, se intentará “hacer de manera que pueda cambiar de color sin un mayor gasto y, ya que tenemos que iluminar monumentos con las distintas conmemoraciones, que ya esté instalado”.

Reclamación a la junta De otro lado, el alcalde de Toledo ha adelantado que en septiembre se reclamará a la Comunidad Autónoma el gasto que está suponiendo el mantenimiento en los centros escolares, ya que la ley aprobada por el Gobierno dice que es de la Junta, “pero miran para otro lado cuando se trata de la factura y aquí hay que aclararse”.

“La factura ya les corresponde porque nosotros no tenemos ingresos para aguantar ese gasto y miran para otro lado”, ha criticado García-Page, al tiempo que ha señalado que solo en luz van a reclamar a la Junta al año más de 800.000 euros, porque los ciudadanos “deben saber que el gasto en el mantenimiento de los colegios son de 2,5 millones de euros y le corresponde a la Comunidad Autónoma”, ha subrayado. Finalmente, el primer edil ha comentado que esta reclamación primero se hará en vía institucional y posteriormente en vía jurídica.

Fuente: 20 minutos