ABB refuerza su compromiso con la movilidad eléctrica a través con su apoyo a la Fórmula E

0
26

El cambio que se empieza a percibir en muchos españoles a la hora de anteponer criterios de sostenibilidad y eficiencia en sus hábitos de compra, se deja notar en el mundo del motos, donde las soluciones en movilidad eléctrica están en pleno auge. De hecho, con la Fórmula E, los deportes de motor eléctrico comienzan a destacar y tener su protagonismo a escala mundial. Conocida mundialmente como ABB FIA Fórmula E Championship, ésta competición ha venido para quedarse, sustentándose en unos valores enfocados a la conciencia social-medioambiental y las prácticas sostenibles.

En una sociedad en la que el transporte representa la quinta parte de las emisiones de carbono a nivel mundial, la necesidad de apostar por una movilidad sostenible se agudiza. Por eso, ya no basta solo con implementar medidas sostenibles y eléctricas en la competición, sino que se trata de animar a los espectadores a utilizar prácticas sostenibles de movilidad, como compartir vehículos o utilizar eléctricos para desplazarse hasta el circuito.

Ventajas de la Fórmula E

No es sólo la disminución de la contaminación del aire lo que hace destacar a ABB Fórmula E, sino que también lo es la reducción de la contaminación acústica que supone, ya que los coches de batería, impulsados por trenes motrices eléctricos de alta eficiencia, utilizan algunas de las tecnologías de e-movilidad más avanzadas del mundo, lo que permite eliminar el estruendo típico de los coches de combustión.

También destaca la construcción, que en el caso de la Fórmula E se lleva a cabo no sólo en fibra de carbono, sino en aluminio. Sus dimensiones superan por veinte centímetros al Fórmula 1 convencional, y son algo más pesados debido al espacio que ocupan las baterías. Además, el presupuesto que manejan los equipos es otro elemento diferencial: mientras una escudería convencional de Fórmula 1 requiere entre 70 y 80 millones de euros al año, las escuderías de Fórmula E rebajan este presupuesto a cuatro millones.

Pero lo más importante es que las carreras de vehículos eléctricos genera una reducción considerable en la huella de carbono, fomentando una mejora en la calidad del aire y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero. Estos vehículos, además, promueven las energías renovables, potenciando la transformación de la tendencia global hacia la movilidad eléctrica.

ABB está presente en toda la cadena de valor de la movilidad eléctrica, al figurar tanto en la línea de montaje, con su gama de robots, como en la distribución de energía procedente de fuentes renovables. Además, la compañía a través de socios como Electrify America, Ionity o Fastned, entre muchos otros, ofrece estaciones de carga rápida de CC y alta potencia que, en tan solo 4 minutos, pueden suministrar energía suficiente para recorrer 100 kilómetros.