El acuerdo entre ABB y Elatec favorece el pago de la recarga de vehículos eléctricos desde el móvil

0
38

La economía de los vehículos eléctricos (EV) representa un aspecto difícil de ignorar; resulta significativamente más barato realizar una carga si lo comparamos con el combustible; hasta 10 veces más barato de mantener; una vida útil de hasta 2,5 veces la de los vehículos con motor de combustión interna y precios que continúan bajando, impulsado por la reducción de los costes de las baterías. Estos aspectos fundamentales son la razón por la que el 2019 Electric Vehicle Outlook de Bloomberg New Energy Finance sugiere que habrá 540 millones de vehículos eléctricos en carretera en 2040: 500 millones de vehículos particulares y más de 40 millones de vehículos eléctricos comerciales.

Para contribuir a su adopción, aquellos que están detrás del desarrollo de redes de carga de vehículos eléctricos de gran escala deben continuar haciendo que la carga resulte lo más fluida y fácil posible. La asociación de ABB con Elatec reconoce el pago como un componente clave en este esfuerzo.

«Hasta ahora, los conductores de vehículos eléctricos que usan carga fuera del hogar tenían que autorizar sus cargas con una tarjeta RFID física. Eso implica la necesidad de registrarse y esperar a recibir una tarjeta a través del correo, buscar en una cartera o en un bolso en la estación de carga y esperar, nuevamente, sustituciones cuando las tarjetas RFID resultan dañadas o se pierden», indicó Frank Muehlon, Director del negocio global de ABB para Infraestructura de carga de vehículos eléctricos. «La nueva innovación de ABB y el socio a largo plazo Elatec, líder mundial en tecnología RFID, implica que los cargadores EV de ABB son capaces de aceptar autorización de una tarjeta digital almacenada en el monedero Apple o Android de los usuarios, lo que hace que la carga de EV resulte más fácil y más accesible que nunca».

La nueva tecnología permite a los operadores del servicio de carga y proveedores del servicio de movilidad eléctrica permitir la autorización utilizando un pase de miembro que se encuentra almacenado en el monedero móvil de un usuario y que se sitúa en un lector RFID TWN4, como una alternativa opcional a la tarjeta RFID física que se utiliza actualmente. Como resultado, cuando el propietario de un vehículo eléctrico desea recargar sobre la marcha, todo lo que se necesita es el pase rápido de un teléfono o reloj inteligente.

Como proveedor de lectores RFID original para ABB, la asociación entre las dos empresas está bien consolidada. Cuando uno de los clientes de ABB, Electrify America, pidió una funcionalidad de autorización móvil, Elatec era el socio obvio. La innovación es algo básico para Electrify America (EE. UU. y Canadá son los primeros mercados en adoptar la tecnología) y también está abierta a su uso en cualquier parte del mundo.

ABB considera la adopción de tecnología masiva, incluyendo la tecnología Near field communication (NFC), algo clave para permitir el crecimiento del mercado de vehículos eléctricos. Esta innovación no es una celebración de tecnología de ABB propietaria, sino una oportunidad para seguir avanzando como una industria con soluciones que favorezcan una adopción de vehículos eléctricos más amplia para lograr escala.

Como tecnología no propietaria, el uso de NFC también representa un ejemplo clave de aprovechamiento de normas abiertas e interoperabilidad como base para impulsar el desarrollo y despliegue de infraestructura de carga de vehículos eléctricos. A partir de la seguridad, escalabilidad, ahorro, protección y simplicidad, la interoperabilidad mejora los fundamentos a través de casi todos los aspectos del desarrollo de infraestructura de vehículos eléctricos. Como se indica en el último Libro blanco de ABB, normas e interoperabilidad: escalado de la infraestructura de carga de vehículos eléctricos, «Las normas abiertas generan una base de conocimiento y lenguaje comunes para los consumidores y para los interesados de la infraestructura; esta compresión se asocia directamente con una mayor adopción e inversión en vehículos eléctricos e infraestructura».

Con normas abiertas como base, los desarrollos posteriores de la carga se combinarán con políticas regulatorias prácticas, apuntalando una comercialización cada vez más rápida y una curva de crecimiento más pronunciada para la adopción general de vehículos eléctricos.

Y ahora, los conductores de vehículos eléctricos pueden recoger los frutos de este progreso con sus smartphones.