Más de 3 millones de euros en ayudas para impulsar el vehículo eléctrico en Extremadura

0
21

Con un presupuesto inicial de 2.375.000 euros, más otro millón procedente del programa MOVES gestionado por el Ministerio para la Transición Ecológica, la Junta de Extremadura pone en marcha el Plan de Ayudas a la Movilidad Eléctrica para impulsar el uso del vehículo eléctrico que ayudará a disminuir los índices de contaminación atmosférica de la zona.

Así lol anunció la consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, el pasado viernes 30 de agosto, quien calificó este nuevo modelo de transporte como “el mejor instrumento para la reducción de emisiones en el transporte y para la descarbonización del parque automovilístico”.

Tras indicar que el Gobierno de Extremadura está decidido a que “el sector del vehículo eléctrico despegue en nuestra región”, reconoció que están decididos “a estimular su compra mientras su precio siga suponiendo una barrera”, al considerar que es “la mejor apuesta por la movilidad del futuro”. No obstante, detalló que no será la única medida a adoptar, ya que el compromiso global de la Junta pasa por “acelerar el cambio hacia un modelo productivo sostenible, apoyando siempre desde las Administraciones estas primeras etapas del cambio”.

Recordó la consejera que se podrán solicitar las ayudas al día siguiente de su publicación en el DOE, un hecho que se producirá en las próximas semanas, aclarando que la medida es una de las más destacadas dentro la Estrategia regional para el Impulso del vehículo eléctrico en la región, aprobada en noviembre de 2018, con el objetivo de “facilitar en Extremadura la implantación progresiva de una movilidad sostenible, libre de carbono, más limpia, más económica, más eficiente, y mucho más segura y beneficiosa para todos”, y además, “contribuir a reducir la contaminación procedente del sector del transporte, que en Extremadura es responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero”, puntualizó García.

Objetivos del Plan

En su conjunto, el Plan de Ayudas a la Movilidad Eléctrica contempla implantar una infraestructura de recarga pública que permita circular por las principales vías de comunicación de Extremadura, sin que exista una distancia máxima de 55 km entre los puntos de recarga, lo cual favorecerá el uso del vehículo eléctrico.

Conseguirlo requiere prestar una atención especial a los ayuntamientos de la región, que son “una figura clave importantísima en el proceso de cambio hacia la electromovilidad”, según apuntó la consejera tras reconocer que las Administraciones locales gozan de un importante margen de maniobras para “facilitar la acción individual”, a través de bonificaciones fiscales, parking y recargas gratuitas, de ahí que desde la Junta “vamos a apoyar la modificación o la puesta en marcha de nuevos Planes de Movilidad Urbana Sostenible”, zanjó García con dos convocatorias de ayudas complementarias. La primera, la presentada el pasado viernes y una segunda correspondiente al Programa MOVES del Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético (IDAE) del Ministerio para la Transición Ecológica.